Artículo publicado en la revista Educar y Orientar de COPOE Nº13 Buen Suerte. Orientación y Proyecto de Vida.

Podéis descargar la revista en www.copoe.org

 

 

Este articulo es la voz de los jóvenes, se trata de una recopilación de entrevistas con ellos y de sus diferentes pensamientos, historias y también basado en mi propia experiencia.

¿Qué quieres ser de mayor? ¿Qué vas a estudiar? ¿Qué vas a hacer con tu vida? Esas preguntas se van repitiendo año tras año y la gran mayoría no sabe que contestar.

 

¿Y qué es lo que sienten?.

Pues lo que hemos sentido casi todos, malestar, frustración, nervios, sensación de agobio, desorientación, algunos se sienten perdidos, excepto esa minoría que tiene muy claro desde hace años que es lo que quiere estudiar. Es lo que llamamos la vocación y no todo el mundo la siente. Es esa llamada o voz en acción.

Los jóvenes tienen mucho que contar y no lo sabremos si no les damos la oportunidad de expresarlo. Quieren hablar, sentirse escuchados, piden que les facilitemos experiencias, herramientas para descubrir en que son buenos y que opciones tienen con eso que se les da bien, cómo poder desarrollarlo y hacia donde pueden dirigirse.

Todos nacemos filósofos, con capacidad de asombro pero solo unos pocos conseguirán mantenerlo. Esta frase la escuché en una charla a José Carlos Ruiz, (filosofo). Decía, alrededor de los 15 años la capacidad de hacer buenas preguntas desaparecen, no nos educan en el arte de cuestionarnos la realidad.

 

Todos tenemos un propósito y de pequeños seguro que algo se manifestaba, hablaba de nosotros, algo destacaba en nuestra formar de ser y hacer las cosas pero en muchos casos la velocidad, el ruido y ese dejar de curiosear, impide sacar a la luz eso que nos gustaba y hacíamos de manera natural.

 

Con el paso de los años, puede que eso que nos gustaba tanto se nos haya vuelto a pasar por la cabeza pero en muchas ocasiones, lo vemos como una locura o como un sueño de niños. Y es entonces cuando hemos llegado a ese punto de creernos lo que dice nuestro entorno y ya no lo ponemos en duda con el “Y sí”…o ¿Por qué no?….

Es justo en ese momento cuando necesitamos que nos ayuden a cuestionarnos de nuevo para sacar a la luz eso que llevamos dentro y que por la razón que sea está quedando enterrado bien por miedos, creencias limitantes que nos bloquean, experiencias que nos han hecho creer que no. Necesitamos que nos ayuden a recordar qué hacíamos de manera natural. Por ejemplo esa niña tenía una gracia natural al hablar con las personas, el niño pasaba horas y horas montando lego, construyendo, creando.

Sandra una de las jóvenes que luego cuenta parte de su historia, recordaba como una compañera suya a la hora de decidir estudios, recordó que siempre jugaba a ser profesora, ese recuerdo le llevó a estudiar magisterio y hoy es su vocación.

En las profundidades del invierno finalmente aprendí que en mi interior habita un verano invencible. Albert Camus

Debería de haber una asignatura que se llamara “saca lo mejor de ti”. Y de esta manera se diera comienzo a un trabajo de investigación.

¿Qué hacías de pequeño?¿Qué logros has tenido hasta el momento? ¿Qué fortalezas has estado entrenando todo este tiempo para conseguirlo?

A muchos jóvenes les encanta la música, el baile, la cocina, la interpretación y cuantas veces han expresado lo que les gustaba y han recibido respuestas como: sí, si muy bien me parece, esta guay eso de bailar pero en serio…

¿Qué vas a estudiar?

Ves!, no nos toman en serio porque solo llegan unos pocos y es muy complicado vivir de ello pero hay varias opciones y si algo te gusta acabas encontrando salidas, formas de hacer las cosas de otra manera y sino que le pregunten a Marie Kondo.

Entonces donde está eso de la pasión, de hacer lo que te guste lo que te hace vibrar.

 

Ahora vamos a imaginar, ¿Por qué no? 🙂 imaginación al poder!. Estamos en una sala muy molona con 3 jóvenes y van a contar muy brevemente como fue su momento de tomar esa primera decisión de qué hacer con su vida. Quieren tranquilizar y lanzar el mensaje de: tranqui compañero, también estuve en tu lugar. Con su experiencia esperan dar luz en ese camino.

Paco Sanchez, es un joven que se dedica al break dance, tiene 22 años. Mientras estudia, trabaja de monitor en comedores escolares y enseñando a bailar a niños.

Le ponemos el micro. ¡Dale caña Paco, a todo gas!

4ªde ESO fue un año complicado personalmente, repetí curso y lo tomé como una segunda oportunidad para pensar y reflexionar qué hacer con mi vida. Todos deberíamos de tener tiempo para pensar. Muchas veces nos tiramos a la piscina sin saber, simplemente porque es lo que toca, tenemos que decidir y punto. Recuerdo una tutoría orientada a saber opciones después de la ESO, pero en ningún momento nos preguntaron por lo que a nosotros nos gustaba aunque se saliese de una formación profesional.

Gracias a viajar empecé a hacer fotos, videos y he ido descubriendo que me apasiona todo lo relacionado con el diseño, video, fotografía. La creatividad es una de mis fortalezas.

En mi caso, no me cerré solo a lo que oí, probé y me dejé llevar por lo que me gustaba.

Sabiendo lo que nos gusta y disfrutando de ello, crear es más fácil.

En la vida estamos tomando decisiones continuamente pero la de decidir que estudiar da vértigo. Una de nuestras primeras decisiones con un desconocimiento brutal de nosotros mismos y de lo que se supone vamos a estudiar.

No sabemos, no conocemos en qué somos buenos y en muchos casos no conocemos a que nos vamos a dedicar con esos estudios que pintan tan bien. ¡Es un venga! Me lanzo a lo loco.

En muchos casos nos ponemos la venda en los ojos y pensamos: va! es lo que toca y además nos creemos mayores con esas nuevas experiencias que nos esperan, una nueva etapa, la universidad, los nuevos compañeros, las fiestas. No nos hemos centrado realmente e investigado lo suficiente en sí en esos 4 años que voy a pasar estudiando van a merecer la alegría los siguientes años de mi vida e incluso lo vamos a disfrutar mientras lo estemos estudiando. Y todo porque la gran mayoría elige por estudiar algo y la coletilla de “ser alguien en la vida”.

Le damos paso a Diego Bayona.

 

Diego tenía todas las papeletas para estudiar esa carrera a los que solo entran los que tienen unas notas altísimas. Como iba a dejar escapar una oportunidad así sacando matricula de honor en un bachiller tecnológico. Estaríamos locos o qué.

Diego fue uno de esos pocos locos, sí!

Su entorno más cercano lo orientó y aconsejó para que se metiera a ciencias ambientales.

El primer día de clase pensé: donde me he metido, esto no es para mí, esa misma semana cambié a psicología es lo que realmente tiraba de mí. Aunque después de la decisión “el cambio” había una parte de mi que pensaba, estaré haciendo lo correcto. Era ese run run o cháchara interna por todos los consejos previos que había recibido con muy buenas intenciones pero que limitaban mis decisiones y no dejaba aflorar lo que realmente quería. Si dejaba de escuchar el ruido de mi cabeza, algo decía que estaba haciendo lo correcto.

Hace ya un año que he finalizado la carrera y estoy estudiando un máster en neuromarketing. Me apasiona lo que hago.

Decidir que estudiar es algo muy difícil y tenemos poca información en cuanto a orientación. No sabemos para qué sirven los diferentes trabajos, qué opciones tenemos.

Lanzo un mensaje a los profes y educadores que tienen la suerte de estar con nosotros 😉 y nosotros con ellos.

“Ayudad/guiad a los jóvenes a perder el miedo a equivocarse, animarles a que se impliquen en algún deporte u otras actividades, ya que les ayudara a conocerse y descubrir que les gusta, así decidirán por ellos mismos qué hacer con su vida.

Y digo esto porque todas las decisiones que he tomado han girado entorno al brake dance.

Y por último y no menos importante 😉 ponemos el micro a Sandra Hernandez, una joven de Zaragoza hoy responsable de RR.HH en Madrid.

 

No sabía que estudiar, me sentía abrumada con tantísimas opciones. Estudié Administración y Dirección de Empresas y poco a poco fui descubriendo que me gustaban las personas. Sigo en el camino.

Decidirme por unos estudios fue complicado no tenía ni idea qué estudiar.

Pensaba: voy a pasar 4 años de mi vida y ni siquiera sé si me va a gustar.

Recuerdo que nos dieron una charla de 5 minutos antes de pasar a bachiller dónde trataron de convencerme de que hiciera bachillerato ciencias social por las salidas profesionales.

Sería bueno que hiciesen pensar y reflexionar sobre que es lo que nos gustaba de pequeños, qué hacíamos, a qué jugábamos. No estamos acostumbrados a pensar sobre nosotros.

Lanzó un mensaje para ellos, los” jóvenes” para que se tomen su tiempo en pensar que les gustaría hacer que no lo hagan corriendo, en plan: voy a estudiar esto y ya veremos. Que decidan por ellos mismos, pregunten en que consiste ese trabajo, pregunten mucho y se visualicen ahí… y se pregunten de nuevo, ¿Te mola, Sandra? Cada uno puede poner su nombre 🙂

Los 2 jóvenes Paco y Diego, realizaron cursos de autoconocimiento y desarrollo personal antes de decidir estudios. Sandra lo hizo al volver del Erasmus, donde me contaba que se sentía totalmente perdida. Se preguntaba ¿para que sirve lo que he estudiado? ¿no sé ni si me gusta?. Le pregunté por sus fortalezas y ella siempre recuerda, me quedé en shock no sabía que contestar. Estaba a las puertas del mundo laboral y lo que sabía de mi era que me había sacado la carrera de ADE, no podía decir nada más, no lo conocía porque nunca me lo había planteado.

Los 3 jóvenes al lanzar los mensajes, hablan de tiempo para pensar, de probar cosas que les gusten y disfruten, en definitiva de conocerse para poder decidir por ellos mismo.

Si se les brinda y facilitan herramientas para sacar lo mejor de ellos, harán lo posible en conocerse. Es lo que necesitan y es muy diferente estudiar algo sabiendo que te gusta aunque sea un poco, que estudiarlo por estudiar. Y también es muy diferente acabar unos estudios en plan autómata porque tocaba y ya veremos que ir conociéndonos y saber en qué somos buenos. Porque no olvidéis que al finalizar y lanzarnos al mundo laboral tenemos que vender lo que sabemos hacer y no lo hacemos porque no lo conocemos.

La respuesta a que sabes hacer es: soy abogado, he estudiado ADE. NO! ahí hay mucho más que contar, una experiencia de 20, 22 años. No eres solo una etiqueta.

Las personas son la energía que mueve el mundo, por lo tanto estos jóvenes y los siguientes que vendrán son el presente y el futuro de nuestro mundo.

Animémosle a que hagan más de lo que les hace feliz para descubrir lo que de verdad les apasiona.

Y está claro que conforme vayan haciendo y probando irán descubriendo cosas nuevas y es que el cambio es lo único que permanece en el tiempo.

Estamos en un mundo VUCA que responde al acrónimo inglés formado por los términos Volatility (V), Uncertatinty (U), Complexity (C) y Ambiguity (A).

Para sobrevivir en un futuro VUCA hay que empezar a trabajar en el presente, y mejor hacerlo cuanto antes.

Después de estas historias, mi nombre es Alejandra Morón, a día de hoy trabajo en una Fundación como consultora de RRHH, me dedico a trabajar para que otros lo hagan, y por otro lado acompaño a jóvenes para que investiguen y saquen lo mejor de ellos a través de talleres y sesiones individuales de desarrollo personal para mejora en desarrollo profesional. Este es mi propósito.

A mis 18 años, me sentí perdida a la hora de decidir qué estudiar, sentí lo que siguen sintiendo a día de hoy muchos jóvenes. No sabía que estudiar, me gustaba interpretar, comunicar pero no salía a la luz, así que no podía ponerle nombre. Finalmente estudié Turismo, disfruté mucho organizando eventos. En 2010 me matriculé en un máster de marketing que se canceló y eso me llevó a tomar tiempo para mí, realicé una Certificación de Coaching Ejecutivo y Empresarial, lo que supuso un despertar y un punto de inflexión. Es así como encontré sentido a todo lo que hacia de manera natural, ayudar a personas de mi entorno a sacar lo mejor de ellas para que pudieran hacer lo que realmente quisieran.

Caminante se hace camino al andar. Paso a paso…

Así que me uno a las voces de Paco, Diego y Sandra, prueba cosas nuevas para descubrir con que disfrutas, tomate tu tiempo para pensar y decidir por ti mismo, y añado cierra los ojos baja el volumen del ruido de tu cabeza y escucha a tu corazón. Él sabe lo que quieres, no le falles. No te falles.