Vitalidad, inquietud, curiosidad y siempre buscando aprender cosas nuevas. Apasionada cuando habla de su familia y equipo de trabajo. Ella deja hacer, permitiendo que las personas vayan abriendo camino, anima, motiva y ayuda a crecer. Ella es Ana Martínez, directora general de Magaiz.

MOMENTO DECISIÓN ESTUDIOS, ¿cómo fue el momento de decidir?. Influyó especialmente mi padre, estudia lo que quieras pero en Zaragoza. Me gustaba Ciencias políticas o periodismo así que por descarte elegí empresariales.

En la actualidad una carrera como la mía tiene múltiples salidas. Te prepara para el mundo de la empresa, las finanzas…, aunque soy de la opinión de qué los estudios universitarios te dan una fina patina inicial, será la experiencia la que conforme tu profesión. El camino puede variar entre lo que estudiaste y el profesional que te conviertes.

MENSAJE LANZADO, ¿Qué dirías a los jóvenes en edad de decidir hacía donde tirar?, les diría lo mismo que les dije a mis hijas “estudiar lo que os guste y os apasione, trabajaréis en lo que la vida os proponga”.

El equilibrio entre aptitud y actitud es lo que más busco en las personas.

SE HABLA DE BRECHA ENTRE EDUCACIÓN Y EMPRESA, escuché a un CEO decir: no sale gente preparada y me impactó la siguiente frase: “las universidades en la medida que puedan tienen que producir perfiles técnicos mejor preparados. ¿Esto suena a cadena de montaje, no? ¡A producir! ¿parece que nos volvemos a olvidar de la persona?.

Cuando elegimos los estudios, en muchos casos nos falta criterio y nos dejamos influenciar por las modas del momento. Cuando está de moda una serie televisiva de médicos, se incrementa el número de estudiantes de medicina, si la serie es de abogados crecen las matriculaciones en derecho… Por esto, pienso que hace falta una clara labor de orientación en edades tempranas, ir presentando profesiones a los estudiantes mucho antes de que deban elegir.

De todas formas, algo estamos haciendo mal en un país con tasas tan altas de paro juvenil, empresas como la mía no encuentran perfiles con los que cubrir los puestos de trabajo. No hay jóvenes que quieran ser mantenedores de ascensores, escasean los buenos fontaneros … Profesiones que en el pasado se transmitían a través de la figura del aprendiz y que hoy en día cuesta transmitir y formar buenos profesionales.

Deberíamos reforzar y valorar mucho más los estudios de Formación Profesional y apostar claramente por la Formación Dual, donde la experimentación de la profesión, creo que favorece para conseguir obtener profesionales de éxito.

Aunque la sociedad no dota del suficiente “glamour” a este tipo de oficios y consideramos en general, parece qué si nuestros hijos no estudian una carrera universitaria, hemos fracasado como padres y ellos no van nunca a alcanzar el éxito.

 

¿Qué tiene que tener el talento joven para entrar a trabajar a tu empresa?

 Lo primero habría que definir que entendemos por talento, palabra que está ahora de moda. Si tecleas en Google talento, obtienes: “especial capacidad intelectual o aptitud que una persona tiene para aprender las cosas con facilidad para desarrollar con mucha habilidad una actividad”. En esta definición a mí me falta la palabra actitud. Yo creo especialmente que tiene más valor una persona con actitud y ganas de aprender, que gente muy extraordinaria que no posee esta cualidad. El equilibrio entre aptitud y actitud es para mí lo que más busco en las personas.

¿Qué hacemos con las personas que no son de ciencias? ¿Que demanda el mercado laboral para (en algunos casos) los olvidados de letras?

Particularmente pienso que las personas deben ser de “todo”, de ciencias y de letras. Creo que sería ideal volver al personaje tipo del Renacimiento, curioso por todo y por todos, es lo que más enriquece al ser humano. Por eso mismo considero que las empresas deben incorporar perfiles de todo tipo. De hecho, ya las grandes empresas están demandado perfiles más humanistas que aporten una visión más “humana” en las organizaciones. Una de mis hijas ha estudiado Historia del Arte, cuando decidió sus estudios más de uno comentaba que para que estudiaba eso, que sólo le serviría para estar en el paro. Actualmente nunca le ha faltado el trabajo y poco a poco sigue orientando su propia carrera asentada en unas bases de “letras”.

 Para finalizar, ¿cómo ves la diferencia generacional en el mundo laboral? ya qué en muchos casos está costando esa adaptación.

La adaptación creo que nos está costando a todos, independientemente de la edad. Un entorno como el que vivimos llamado VUCA (volátil, incierto, complejo, ambiguo) hace que adaptarse rápidamente a los cambios sea lo que marque la diferencia y en muchos casos lo que hace posible la supervivencia de las empresas. Lógicamente el/la más joven que ya nace con este nuevo paradigma le es más fácil asumir este entorno. Para personas de más edad que han crecido y vivido con criterios y paradigmas totalmente diferentes, deben realizar dos pasos claves, desaprender para aprender a adaptarse a este nuevo entorno. En muchos casos esto no es nada sencillo.