Me hace especial ilusión publicar la historia de Pilar Elvira, la agustina de Aragón del Remo Indoor como le llamó un periodista.

Campeona del mundo en remo indoor a sus 84 años.

Siempre quiso ser deportista pero las circunstancias que le tocaba vivir, se lo impedían, mujer de la posguerra.

“Tuve que adaptarme a las circunstancias pero nunca perdí la ilusión”.

Pilar, ¿Cómo mantenías la ilusión?

– Soñando despierta, pensando que lo conseguía

Trabajó en el taller mecánico de su padre y fue una de las primeras mujeres en sacarse el carnet de conducir, estudió esteticien y puso en marcha su salón de belleza.

Cuando fue madre, apuntó su hija a natación, disfrutaba acompañándola a los entrenamientos, luego a sus nietos. Ella observaba cada movimiento, como les enseñaban a respirar…

Un día en el club le propusieron formar parte del equipo de natación porque les faltaba una persona.

Su respuesta fue: “no he hecho deporte en mi vida” pero se lanzó

En 2005 probó con remo indoor y en él encontró su deporte perfecto

Madre, abuela y bisabuela –compite en Europa y EEUU

Récord de natación en categoría de 70-79 años y en la de 80-84. Campeona de Europa de remo indoor -peso ligero. 61,5 kilos- en Alemania 2010 (+70), campeona del Mundo en Boston 2016 (-80) y subcampeona del Mundo en Alexandria 2018 (+80), entre otros. Y todo ello remando 2.000 metros en 10:09.02.

Tiene cariño a todos los trofeos, pero el Martillo de Boston es su preferido. «Representa la fuerza y el tesón de trabajar día a día».

Pilar es un claro ejemplo de determinación, además tiene una vitalidad y actitud positiva que contagia a cada persona que está a su lado.